Tipos y síntomas de infección intestinal en niños.

Cuando un niño está enfermo, es bastante difícil para los padres experimentar esto. Es especialmente difícil cuando se encuentra una infección en un bebé. Los patógenos intestinales ingresan al cuerpo y cambian casi por completo la condición general del bebé. Inmediatamente, se producen letargo, apatía, náuseas y diarrea.

Esta es solo una lista incompleta de los síntomas que aparecen junto con la infección intestinal. Afecta el tracto gastrointestinal. Tanto los adultos como los niños muy pequeños son susceptibles a esta enfermedad.

Pero, por supuesto, donde los niños se enferman con más frecuencia, porque tienen una inmunidad debilitada y más intestinos inadecuados. El cuerpo del niño reacciona inmediatamente de manera aguda a todos los problemas que surgen en su cuerpo.

Causas de infección intestinal en niños.

Las razones que formaron la base de la enfermedad del bebé son bastante comprensibles y lógicas.

A menudo se encuentran en los más simples, a saber:

  • comer comida expirada;
  • manos sucias;
  • agua pobre
  • cambios en los hábitos alimenticios;
  • enfermedad viral

Por supuesto, la razón más común es la falta de normas sanitarias e higiénicas. Y esto significa que el niño juega primero en la arena, luego come pan con las manos sucias.

En consecuencia, junto con la comida, todas las infecciones y bacterias que estaban en la arena ingresan al cuerpo. El niño no piensa en eso en absoluto. Por lo tanto, la tarea de los padres es enseñar a sus hijos a lavarse las manos con la mayor frecuencia posible.

A menudo, la prevalencia en un grupo de niños también sirve como causa. Esto es especialmente cierto para los grupos de jardín de infantes, donde es suficiente enfermarse con un niño, ya que el resto de los niños detectan inmediatamente una serie de síntomas.

Clasificación de las infecciones intestinales en niños.

La infección intestinal tiene una amplia gama de acciones. La misma enfermedad puede ocurrir de diferentes maneras. Dependerá de qué tipo de enfermedad tenga su hijo. Además, para un tratamiento eficaz y de alta calidad es necesario no solo administrar un medicamento, sino también clasificar el problema.

Disentería en niños.

La infección no se desarrolla en el cuerpo inmediatamente, la duración puede alcanzar hasta 7 días. Es decir, no es necesario buscar el motivo que provocó un mal funcionamiento del tracto gastrointestinal, el día anterior, tal vez se haya desarrollado en el cuerpo durante bastante tiempo. Durante la disentería, hay un fuerte aumento de la temperatura, hasta 40 grados.

Además, los dolores agudos y agudos en el abdomen ocurren de inmediato, acompañados de náuseas o vómitos. A menudo, heces líquidas con impurezas de moco e incluso sangre. El número de viajes al baño puede aumentar hasta 20 veces por día.

En este caso, los padres deben hacer sonar la alarma con urgencia, porque es posible la deshidratación. Un efecto secundario del grado agudo de disentería es el estado hemorroidal.

Salmonelosis en niños

Según las estadísticas, más del 80% de los niños con infecciones intestinales padecen salmonelosis. Es una enfermedad infecciosa aguda caracterizada por heces blandas, en raras ocasiones náuseas. Dolores en el abdomen se unen a esto. El color de la silla es verde pantano.

Los viajes al baño varían hasta 10 veces. La salmonelosis, en la mayoría de los casos, se cura completamente en un tiempo bastante corto. Sin embargo, es muy peligroso para los bebés. Puede terminar fatal para ellos. Por lo tanto, los padres actúan cuando se detecta un problema tan pronto como sea posible.

Escheriquiosis en niños

En este grupo de infecciones, el bebé tiene mayor debilidad, fatiga y apatía. Un síntoma característico son las náuseas y vómitos frecuentes. La diarrea ocurre en los casos más extremos y es de naturaleza sangrienta.

En cuanto al vómito, llega hasta 10 veces al día. El investigador, los niños después de tal condición pospuesta, tienen piel amarilla, ojos hundidos y una apatía total hacia el mundo que los rodea.

Infección por rotavirus en niños

Una enfermedad aguda en la que aparecen todos los síntomas claros y pronunciados el mismo día. El tiempo total de la enfermedad es de hasta 3 días. Un bebé completamente sano y vigoroso, inicialmente unas pocas horas antes del inicio de la forma aguda de la enfermedad, puede mostrar debilidad, somnolencia y un poco de diversión.

Al mismo tiempo, los primeros síndromes catarrales en forma de moco a menudo se manifiestan. Luego, después de unas pocas horas, aparecen inmediatamente dolor agudo de estómago, náuseas y vómitos intensos. Todo esto se puede complementar y aumentar la temperatura corporal.

Los padres notan la derrota de dos partes del cuerpo a la vez: la nasofaringe y el estómago. El niño comienza a sufrir de diarrea y nariz abundante.

Infección intestinal estafilocócica en niños.

Cuando se detectan palos de estafilococos, es necesario un tratamiento a largo plazo. La enfermedad se caracteriza por un carácter ondulado, lo que significa que el niño parecerá saludable por un día, y en el segundo reaparecerán todos los síndromes de la enfermedad. Un bacilo estafilocócico puede entrar al cuerpo a través de los alimentos, así como a través del tracto respiratorio.

La lista de alimentos y fórmula infantil.

En el segundo caso, la infección es mucho más fuerte y más grave. En tales situaciones, la cuarentena se anuncia en grupos de jardín de infantes. El estafilococo se manifiesta en forma de náuseas, vómitos, heces fecales y aumento de la temperatura corporal.

A menudo, el curso severo de la enfermedad se acompaña de otitis purulenta, sinusitis. Ocasionalmente, una infección por estafilococos puede ser reconocida solo después de tomar pruebas de laboratorio serias.

Síntomas de infección intestinal en niños.

Los signos de una infección intestinal dependen del tipo de enfermedad.

Sin embargo, existen criterios similares que nos permiten entender que un niño tiene problemas asociados con el tracto gastrointestinal:

  1. Alta temperatura corporal - de 38 a 39 grados. En el caso de problemas intestinales, la temperatura aumenta bruscamente y siempre está al borde. Por lo tanto, si el bebé tiene una temperatura de 37 a 37.5 grados, entonces estamos hablando de una enfermedad completamente diferente.
  2. Vómitos - hasta 6 veces al día. Al mismo tiempo, ocurre abruptamente, inmediatamente después de un dolor agudo en el estómago.
  3. Regurgitación frecuente, eructos: esto puede ser el precursor de más vómitos.
  4. Heces líquidas, diarrea con sangre o mucosidad: el número de viajes al baño puede llegar a 15-20 veces.
  5. Debilidad
  6. Apatía, letargo.
  7. Calambre
  8. Problemas con el Sistema Nervioso Central.
  9. Nariz que moquea
  10. Conjuntivitis
  11. Dolor durante las heces, que se acompaña del llanto del niño.

Las deposiciones sueltas durante una enfermedad infecciosa son muy diferentes de las que ocurren con una enfermedad normal.

Indicaciones para llamar a un médico

La mayoría de las enfermedades infecciosas ocurren en el hogar. Al mismo tiempo, no se requieren medicamentos adicionales. Todo lo que un niño necesita es paz, abundante bebida y sorbentes que ayuden a eliminar las toxinas de su cuerpo.

Sin embargo, en algunos casos, se requiere la intervención del personal médico.

  • el niño no bebe agua, después de beber borracho de inmediato;
  • Conductos sangrientos en la defecación;
  • deshidratación
  • dolor abdominal frecuente y agudo;
  • Frecuentes náuseas y vómitos.

Todos estos síntomas hablan solo de la necesidad de llamar urgentemente al personal médico. Esto significa que el bebé ha llegado a una etapa crítica grave y posible de la enfermedad, que requiere tratamiento con medicamentos.

En tales casos, se usan antibióticos, a los niños se les da un goteo, y a menudo están satisfechos con el lavado gástrico.

Deshidratación del cuerpo del niño.

Es importante asegurarse de que su bebé no se deshidrate. Esta es la razón más común para ponerse en contacto con una ambulancia. Dar la mayor cantidad posible de agua potable. En el caso de que el niño no haya ido al baño durante 6 horas o más, puede pedir ayuda con seguridad en una ambulancia.

En primer lugar, los médicos inyectarán un líquido por vía intravenosa, lo que ayudará a establecer un balance de agua en el cuerpo.

La deshidratación puede ser una complicación grave y grave que dañará todo el cuerpo de un niño. Por lo tanto, si los padres encuentran una infección intestinal aguda en su hijo o hija, inmediatamente es necesario darle al bebé la mayor cantidad de agua posible.

¿Cómo se producen las infecciones intestinales?

Esto puede ser ordinario beber agua hervida o compota de manzana. Durante el día, necesitas beber 1-1,5 litros de líquido puro.

En el caso de que haya un rechazo del líquido (esto ocurre muy a menudo), entonces los padres deben verter con una jeringa especial. Para hacer esto, llene la jeringa con agua, presiónela contra la mejilla y exprima el agua.

De una vez puedes verter varias jeringas llenas. Por lo tanto, podrá llenar el balance de agua en el cuerpo y protegerse de los problemas asociados con la deshidratación.

Diagnóstico de infecciones intestinales en niños.

Inicialmente, el problema se diagnostica en varias etapas. Es necesario preguntarle a la madre del cuadro clínico general del curso de la enfermedad. La mamá debe vigilar lo más cuidadosamente posible a su hijo para informar, con un alto grado de precisión, que duele al bebé.

Después de examinar un especialista y la investigación de la madre, el médico hace un diagnóstico primario. Puede que no sea tan preciso como no depende de pruebas de laboratorio validadas.

Inmediatamente el especialista escribe instrucciones para:

  • Cultivos bacteriológicos: se toman de la defecación o vómito, agua con que se lavó el estómago;
  • Métodos serológicos: por medio de los cuales el microorganismo o cuerpos específicos se detectan en la sangre;
  • Reacción en cadena de la polimerasa: análisis rápido, resultado de la presencia de hongos y bacterias que se ponen de inmediato en el lugar.

Estos son los métodos de diagnóstico más populares que son efectivos, confirman o refutan el diagnóstico original.

Tratamiento de infecciones intestinales en niños.

El tratamiento más importante dirigido a la recuperación del bebé será completar el equilibrio agua-sal. En el proceso de la enfermedad, el niño pierde una gran cantidad de líquido y sal, lo que significa que debe ser reemplazado de inmediato por uno nuevo, sin bacterias. Esto se puede hacer con la ayuda de Rehydron.

El polvo blanco se diluye en un litro de agua hervida, se enfría y se bebe durante todo el día. Regidron se debe beber de 1 a 3 días. Después de al menos un día puede beber 1 litro de líquido salino, al día siguiente notará una mejora en el estado general del cuerpo.

Además del rehydron, el niño necesita beber líquido ordinario. Se convierte en agua potable o en una compota de manzanas.

Cuando comienza el aumento de diarrea o vómitos, los médicos recetan neosmectina. Se diluye en 50 mililitros de líquido hervido y se bebe 1 polvo al día. Aunque la tasa puede variar dependiendo del peso y la edad del pequeño paciente. La neosmectina se puede consumir por un largo tiempo de enfermedad.

Durante todo el tiempo de tratamiento, es necesario eliminar los medicamentos que son capaces de matar al patógeno. Se convierten en enterofuril. Es un activo medicamento francés, disponible en forma de gotas y cápsulas. Este último puede diluirse fácilmente con agua y administrarse a los niños en los primeros años de vida. Enterofuril debe beber todo el embalaje (10 piezas).

Para restaurar la microflora general del cuerpo, vale la pena pedir tratamiento y prebióticos. Estos son los medios por los cuales las bacterias benéficas ingresan al intestino, se multiplican y crean un ambiente de calidad.

Los prebióticos incluyen Bifidumbacterin Forte. La ventaja de los prebióticos es su forma. Se producen, por regla general, en forma de polvos que deben diluirse en agua.

En el caso de que se descubra que la comida ha empeorado en digestión y en patologías pesadas raras, se asignan enzimas que ayudarán a digerir la comida. En su calidad se sirve pancreatina, mezim.

Dieta para infecciones intestinales en niños.

La primera pregunta que interesa a los padres es cómo alimentar a sus hijos. De hecho, una dieta en forma de huelga de hambre con una infección intestinal está contraindicada. El niño debe comer bien para recibir nutrientes y tener la fuerza para combatir más las infecciones.

La dieta es la siguiente:

  • caldo de verduras;
  • albóndigas
  • arroz
  • pasta
  • manzanas al horno;
  • papas
  • galletas secas;
  • las galletas
La lucha contra las infecciones intestinales en niños.

Vale la pena rechazar los alimentos excesivamente fritos, salados, ahumados y secos. Todo debe ser fresco, cocinado solo una vez. Excluir de la dieta y aquellos productos que puedan causar flatulencia. Por ejemplo, es necesario abstenerse de col y uvas.

Después de la recuperación en la dieta del niño, puede ingresar gradualmente a los productos disponibles. La dieta debe seguirse y dentro de una o dos semanas después de la cura completa de una infección intestinal.

El pronóstico y prevención de infecciones intestinales en niños.

Los padres deben enseñar a sus hijos una serie de medidas preventivas integrales que ayudarán a escapar de las infecciones intestinales.

Tales medidas incluyen:

  1. Procedimientos higiénicos de las manos (lávese después de cada caminata, al regresar a casa desde el jardín).
  2. No coma huevos crudos en la dieta (a menudo encuentran palitos de estafilococos).
  3. Abandonar el uso de la leche entera de vaca.
  4. Tratamiento térmico de carnes. No le dé al niño la carne de asado medio o débil.
  5. Alimentos solo almacenados en la nevera. Si hay un olor sospechoso, debe abandonar inmediatamente su uso. No todo lo que ha estado en la nevera durante demasiado tiempo.
  6. Siempre mire la vida útil de todos los productos que compra en la tienda. Los niños solo pueden comer los más frescos. Así que renunciar a todo tipo de acciones a precios reducidos. A menudo solo significan comida caducada.
  7. Mantenga la casa limpia, haga una limpieza húmeda 1-2 veces a la semana.
  8. Todas las frutas y verduras deben lavarse con agua antes de comerlas.

A menudo, el pronóstico para tratar la infección intestinal es favorable. Pero solo es posible si los padres pudieron reponer el equilibrio agua-sal y proporcionar los sorbentes necesarios. Tenga en cuenta que si después de un día el bebé no mejora, debe llamar al médico de cabecera.

A menudo, la deshidratación pasa desapercibida. Puede tener graves consecuencias en los bebés, incluidas las muertes.

En nuestro tiempo, una infección intestinal sanará con medidas adecuadas y complejas. Pero en el caso de que los padres descuiden el tratamiento en sí mismo, entonces uno ni siquiera debe esperar un resultado efectivo.

¿Auto-medicación o experiencia de profesionales?

En el caso de que los padres encuentren una infección intestinal en su descendencia, surge una pregunta bastante razonable sobre cómo llevar a cabo el tratamiento. Sobre este tema hay mucha controversia. Es necesario hacer una reserva de una cosa para asegurarse, el tratamiento se requiere de inmediato.

Entonces, lo primero que deben hacer mamá y papá es bajar la temperatura con medicamentos antipiréticos, administrar un sorbente. El carbón activado, el lactofiltrum o la neosmectina pueden actuar como un sorbente.

Luego, el siguiente paso será el rehydron, que ayudará a evitar la deshidratación. Aquí ya es cuestión de los padres llamar a una ambulancia o no. Si no hay vómitos o diarrea frecuentes, entonces se puede renunciar a los servicios médicos. Con el tratamiento adecuado después de un día debe superar el alivio.

Las desventajas de la atención hospitalaria incluyen la posibilidad de infección con otras infecciones. Esto sucede con bastante frecuencia cuando el niño es enviado al hospital con algunos problemas y lo deja con otros. Todo esto se debe a la inmunidad debilitada.

Y en diferentes camas pueden ser niños con síntomas similares, pero enfermedades completamente diferentes. Como resultado, se mezclan y se obtiene una mezcla realmente explosiva. Por lo tanto, el primer día es mejor quedarse en casa y recurrir a un tratamiento permanente.

Incluso si el niño no quiere beber agua, la tarea de los padres es verter líquido en ella. Es después de esto y recibe un tratamiento efectivo. Dentro de un día, puede llamar al médico que lo atiende y consultar sobre un conjunto adicional de medidas para eliminar los problemas.

Además, el especialista enviará al paciente a pruebas, con la ayuda de la cual puede averiguar la gravedad de la enfermedad y su clasificación.

Sin embargo, vale la pena que las madres de bebés busquen ayuda médica lo antes posible. Son más susceptibles a la severa naturaleza de la enfermedad. Para salvar al niño de un curso grave de la enfermedad, debe buscar inmediatamente la ayuda del personal médico.

Muchos padres posteriormente se preguntan si el niño tiene inmunidad a la infección intestinal. Esto es definitivamente imposible de decir. La Organización Mundial de la Salud nombra varias docenas de patógenos que causan enfermedades intestinales.

Como resultado, el niño puede experimentar solo una bacteria y una infección que se ha convertido en un nido de fuego. En consecuencia, puede desarrollar inmunidad contra él, pero en cuanto al resto de las bacterias, es muy posible que eviten el escape de las siguientes enfermedades.

Pero una cosa es segura: un niño que ha tenido una infección intestinal al menos una vez no experimenta problemas tan fuertes y graves una segunda vez.

El resultado

Кишечная инфекция у детей выражается достаточно ярко и не проходит без симптомов. Родители, не являясь профессионалами, могут спокойно добиться удовлетворительного состояния у ребенка. Действовать необходимо незамедлительно и строго соблюдая заявленные требования.

Deja Tu Comentario